El mar me devolvió mi corazón roto

Una colección de marineros insolentes, putas desgastadas y capitanes sin barco, con sus tatuajes, anclas y medias de rejilla. 
Recién sacados de los muelles atracan este mes en El Viajero, el bar mas bonito de Logroño.

el cartel de la exposicion


Un Capitán sin Barco



marinero tatuado con la palabra mom. este ya está vendido.
otro marinero, italiano seguramente
una de mis chicas, con una boa. esta vendido.
mata hari deteriorada, sin acabar
mata hari deteriorada, resultado final